Fulvio Rendhell

Fulvio Rendhell




Nacido en Roma de madre médium, Fluvio se crió en una casa donde sus tías también eran médiums, dedicadas al espiritualismo. Celebró una gran fiesta de manifestaciones con varios tipos de fenómenos espirituales (luces, movimiento de objetos) y aparecieron fantasmas que participaron en la fiesta. Así Rendhell era un pequeño espectador de fenómenos asombrosos y además era el propio creador de los acontecimientos paranormales, jugando a menudo con los espíritus niños.

En algunos viajes iniciales lo llevaron al desierto, donde entró en contacto con los pueblos originarios y entornos animistas con los que tuvo una intensa relación en Italia, entre los años 50 y 60 cuando se dedicó con varios grupos de seguidores espiritualistas: recuerda entre otras cosas una casa pintada toda de negro a las afueras de Roma, donde se reunía con varios destacados académicos pertenecientes al mundo esotérico de Roma

Percusor del neo-espiritualismo, en los años 70 Rendhell ejerció sus cualidades excepcionales en el famoso Círculo Espiritista Navona 2000.

Rendhell llevó a cabo su espiritualidad con alta calidad saliendo a la luz pública a nivel internacional, ya que producía grandes efectos físicos. Sus fenómenos son de un amplio rango: apariciones fantasmales, materializaciones, ectoplasmas totales y parciales, caras y manos espirituales, levitación de personas y objetos, aportes impresionantes, movimientos de las mesas hasta el techo y de un lado a otro del pasillo, y también a veces la mesa salía hasta la calle ante el asombro de los automovilistas y transeúntes.

La prensa nacional e internacional, desde Europa hasta América se ha centrado en su actividad y en los fenómenos psíquicos obtenidos por Rendhell.

En sus sesiones de espiritualismo asistieron personalidades eminentes de la comunidad científica, política, artística, por ejemplo el Presidente de la República Leone y su familia, la Reina Soraya de Persia, la familia del Premio Nobel Quasimodo.

En sus experimentos de mediumnidad Rendhell fue seguido y estudiado por los médicos y científicos, como el profesor Resch de Mónaco, que fue capaz de filmar fenómenos fantasmales excepcionales en infrarrojos. A lo largo de sus actividades, se encontró que Rendhell es uno de los pocos médiums de la historia del espiritualismo que nunca ha recurrido al engaño y a los trucos.

También se sometió al polígrafo del Prof. Den Wely, de la Universidad de California (UCLA), y mostró que Rendhell nunca había mentido y por lo tanto sus fenómenos eran auténticos.

Una de las más famosas sesiones tuvo un amplio eco en la prensa internacional ya que fue capaz de volver a materializar a la famosa fantasma Katie King después de cien años de su primera aparición ante Florence Cook en presencia del famoso inglés y científico William Crookes.

Hay muchas fotografías de espíritus que dan fe de tales acontecimientos.

Pero en muchas de otras imágenes se pueden encontrar también otros fantasmas confirmando la extraordinaria capacidad mediumnica de Rendhell.

Por lo tanto, Rendhell es considerado como uno de los padres del espiritualismo moderno, nacido de las cenizas del espiritualismo de 1800-1900 e inspirador de todos los nuevos movimientos espiritualistas y esotéricos  contemporáneos.

Los contactos tuvieron lugar durante las sesiones con Rendhell y eran desencarnados y entidades de otros mundos dando fe de que hay otra vida después de la muerte y que el universo está poblado de muchas otras formas espirituales.

Después de introducir a Rendhell en la historia del espiritualismo se puede considerar que estaría dentro de los más grandes médiums, como fueron Daniel Dunglas Home, Florence Cook, Eva Carriere, Frank Kluski, William Stainton Moses, Elisabeth D`Esperance, Eusapia Palladino, Linda Gazzera.

Crónica de una sesión

En la Vía Frangipane que es una pequeña carretera en Roma, cerca del Coliseo, al borde de los Foros Imperiales. Lugar tranquilo, estrecho donde se encuentra el único sitio tranquilo de la ruidosa ciudad.

En la Via Frangipane, en el número 20 A tiene su estudio Fulvio Rendhell, el famoso médium italiano y seguramente el más grande del siglo XX.

En 1987, el 25 de mayo se reunió él y otras seis personas para una sesión, incluyendo al gran periodista Sergio Conti, quien se hizo cargo de la difusión de la extraordinaria sesión.

Comenzó la sesión, todos sentados alrededor de una pequeña mesa, en torno a Fulvio. Una pequeña sala, con el techo bajo, escasamente amueblada. Una luz  roja, sin embargo, hace que sea claramente visible el médium y su vestimenta  negra sin bolsillos.

Todo es normal y visible en la habitación sin ventanas. No se forma la cadena de manos. Se le permite un poco de meditación y relajación.

Fulvio pone sus manos sobre la mesa. Después unos momentos de silencio. Y “como si el aire se escapara, se escucha sólo ligeras bocanadas de éste”. Entonces se lanza el flash con un clic y sale la primera foto.


El médium se concentra y se nota su rostro relajado, la mesa empieza ligeramente a moverse, inclinándose un poco hacia el médium. Éste levanta las manos por encima de la superficie de la misma, y continúa inclinándose hacia él

La atención y la tensión de los presentes se nota, sienten claramente que Fulvio mueve las manos y las mantiene en alto. La mesa sigue inclinada hacia un lado. En este momento está levitando.

Después la mesa empieza a fluctuar con las manos siempre levantadas. Fulvio luego regresa a su posición normal, de repente empieza a murmurar algo, parece que dice “¿Quién eres?”

La mesa comienza a dar movimientos distintos y rápidos, pero espaciados. Contando los golpes de ella, según el alfabeto, transmite : “E.U.S.A.P.I.A.” y la mesa se detiene. Fulvio se relaja hacia atrás, inclinándose, sacude la cabeza, respira compulsivamente. Está entrando en trance.

Un trance difícil y doloroso, echa la cabeza hacia atrás con la boca entreabierta. Aquí está el ectoplasma, algo blanquecino sale de su boca, de manera fina y suave.



Se ve bien con la luz y va aumentando de volumen hasta que cubre casi toda su cara formando una especie de espuma viscosa y blanda. El ambiente es tranquilo, sólo roto por las pequeñas fotografías improvisadas, un zumbido que sueña desde la pequeña grabadora de película.

El magma blanco parece tomar forma de una mano. De repente el magma ectoplasmático se levanta y comienza a retirarse de la faz ascendiendo por el hombro derecho y mientras la mano fantasmal se extiende fuera de su rostro.



Un leve resplandor detrás de Fulvio, se expande hacia arriba, él está en profundo trance.




Fulvio está cansado … Se inclina sobre la mesa… necesita recuperar fuerzas… mientras el espíritu se desvanece lentamente.



En una ráfaga la imagen de detrás se desvanece poco a poco en una nebulosa blanca.



Al final, Fulvio Rendhell consigue inclinarse sobre la mesa, mientras que el fantasma se desvanece por completo.



Una de las características de esta extraordinaria sesión fue la atmósfera de silencia absoluto con la que se llevó a cabo, y la ausencia de “comunicadores”. Si se excluye ese nombre transmitido por la mesa, no hubo ningún otro mensaje. Más allá de cualquier interpretación, esta sesión deja un mensaje, un desafío. Cada uno de sus creyentes debe descubrir la vedad. El hecho es que Fulvio Rendhell ha revivido un fenómeno desconcertante y atractivo, lo que confirma su identidad como uno de los grandes médiums.

Entrevista:

Desde muy temprana edad tuvo que ver con el mundo de los espíritus ¿Cómo fue su infancia?

Mi infancia fue particularmente extraña. Tuve el privilegio de tener una madre médium que entendía lo que eran mis talentos, de lo contrario estaría encerrado en un hospital estudiando mi mente. Sí, porque yo jugaba con los niños, pero eran niños fantasmas. Mi madre y mis tías también eran médiums y vieron que yo hablaba con nadie, no había en frente de mí nadie, los juguetes eran movidos como si fueran arrastrados por alguien. Se dieron cuenta entonces de que yo también tenía esas cualidades y que me explicarían con el tiempo. Mi madre y mis tías siempre me llevaban a las sesiones, así que fui un niño que tuve contacto directo con estos fenómenos. Cuando me hice un poco más mayor quería asistir, sino me iba como un perro detrás de las cortinas o del sofá para ver qué estaba pasando.  He vivido un poco aislado, no tenía muchas amistades con otros niños… niños reales. Mi mundo era un poco cerrado y eso sin duda preocupó a mis padres. Pero mi madre era muy tolerante, realmente me entendió y trató de ayudarme y aconsejarme. Recuerdo que un día me sentó en la cama con ella y me explicó que los niños jugaban con otros niños reales. Desde entonces he tratado de vivir la vida real y al mismo tiempo un poco la irreal. También había un gatito, un gatito fantasma que corría por todos lados, y volvía. Una vez en la azotea, teníamos una terraza con techo de la antigua Roma y yo, inconscientemente le perseguí. Cuando finalmente bajé, mi madre se llevó el gato y me dio una tortuga, también de fantasía, que al menos no subiría por los tejados… Mi gran alegría como un niño era los teatros de títeres: era como si se animaran, como si fueran personajes reales. He estado llevando este juego mucho tiempo. Lo mismo ocurrió con el cinexin: las letras aparecían fuera de la pantalla y volvía a la vida. He estado muy impresionado por esto y conseguí una buena colección de estos objetos. Incluso libros de cuentos de hadas llegaron a mi vida…

 ¿Cómo puede convertirse en un médium y llegar a desarrollar a lo largo de los años estas facultades espirituales?

No lo he decidido yo. Me lo he encontrado dentro de mí y yo seguí adelante. No podría prescindir de esto y no podía evitarlo. Todo lo que sufrí en la infancia, estas impresiones fueron talladas en mí, y se me presentaron, tuve que mantener la realidad, de lo contrario mi intelecto estaría perdido. Al crecer, me puse en contacto con otras personas que están profundamente interesadas en estos temas y empecé a realizar sesiones en pequeños círculos privados. Una persona tenía una pequeña casa a las afueras de Roma, en Vía Salaria, a la orilla de la vía férrea, que habían pintado todo de negro, por fuera y por dentro para crear el lugar perfecto para algunas importantes reuniones. Como resultado, muchos estudiosos y aficionados serios sugirieron que se hiciera algo para divulgar el espiritualismo, con las dos guerras había caído en el olvido. Pensaron entonces en encontrar un lugar en Roma y crear una asociación para que muchas personas participaran. Así nació el círculo espiritista Navona 2000, porque estaba cerca de la Plaza Navona y era el año 2000, y significaba ir más allá y dirigirse al futuro. Este club enseguida consiguió miembros. Y de ahí que se creara el Neo-espiritualismo que involucró primero a Italia y luego al resto del mundo, ya que comenzaron a salir varios artículos sobre fenómenos ocurridos en estas reuniones. Participaron en las reuniones grandes personalidades del mundo de la política, del arte y de la cultura. Esto se prologó durante muchos años hasta que comencé a estar cansado de soportar ciertos ritmos: el club está abierto todas las noches y se prolonga hasta el amanecer.

Usted fue una estrella de fenómenos increíbles ¿cuál es el episodio que le sorprendió más?

El episodio que más me impresionó y también a la prensa internacional, especialmente fue el que sigue a estos fenómenos, la aparición, después de cien años después de la primera presentación del fantasma llamado Katie King, que aparecido en Londres a la médium Florence Cook, en presencia del científico William Crookes. Luego trató de convocar a los fantasmas más famosos de la historia del espiritualismo. Después de varias sesiones de preparación, este fantasma regresó finalmente en carne (1974). Un médico, un psiquiatra y el resto de participantes fueron capaces de tocar al fantasma, abrazarlo, y escuchar sus latidos del corazón… Se hizo un informe con las firmas de todos y un profesional tomó las fotos que dieron la vuelta al mundo. En otra sesión importante que está cerca de mi corazón fue en la que un equipo alemán (Prof. Resch de Mónaco) vino desde Alemania con máquinas de infrarrojos capaces de filmar en total oscuridad, un fantasma se levantó hasta lo alto del techo y de nuevo regresó dentro de mí. Esta sesión está en película de 35 mm.

Secuencia fotográfica de la aparición de Katie King:


El médium empieza a entrar en trance


Empieza a formarse la figura entera del fantasma


La figura está completa, los asistentes pueden tocarla directamente


El fantasma es palpable por todos los asistentes


Un ramillete de flores quedó después de la partida del fantasma

Otras fotos: